Los cuatro patrones antes de la separación: la crítica

El primero de los cuatro patrones, y probablemente el más común, es la crítica.

Es un comportamiento humano natural que las personas busquen un/a responsable de sus sentimientos negativos, y con el tiempo terminen desarrollando el hábito negativo de la crítica como una válvula de escape. Analizan su entorno en busca de transgresiones y errores de otras personas para evadir cualquier responsabilidad propia, perspectiva que si bien resulta inmadura, es un uso común evitar sentirse mal.

A veces, la gente hace un seguimiento de los errores de su pareja, pero no dice nada para evitar el conflicto, reprimen la ira o la frustración, y la transforman en resentimiento. Luego, buscan patrones en los errores de su pareja y encuentran una explicación del problema en su pareja, como si el problema fuese exclusivo a esa persona, y un hecho concreto se hubiese vuelto la esencia de su carácter. Por ejemplo: ¡Siempre estás hablando de ti mismo! ¡Nunca te importa lo que tengo que decir!

La crítica es diferente a ofrecer una crítica o expresar una queja. Las quejas se centran en cuestiones específicas, pero la crítica es un ataque preciso al carácter de tu pareja. No está criticando una acción o comportamiento específico, sino la totalidad de su persona. Y palabras como siempre y nunca implican que la otra persona tiene un defecto de personalidad consistente, negativo e inmutable, por lo que es normal que la otra persona se sienta ofendido/a ¿no crees?.

La crítica puede tener efectos devastadores porque hace que la víctima se sienta agredida, rechazada y herida. A menudo hace que la pareja caiga en un patrón de escalada en el que las críticas reaparecen con mayor frecuencia e intensidad. Sin embargo, existen formas de poder plantear quejas sin ir desgastando progresivamente tu relación ¿Cómo? Con una queja, la cual se refiere a un comportamiento o acción específicos y no tiene la carga negativa de crítica porque no culpa y, en cambio, expresa una necesidad. Por ejemplo: “Hemos hablado mucho sobre tu día. Necesito desahogarme, ¿podríamos hablar del mío?

¿Cómo evitar o contrarrestar las críticas? ¡Utiliza una puesta en escena suave!

Si no estás satisfecho con algo en tu relación, exprésalo, pero en lugar de atacar con críticas, puedes usar un inicio suave, y definir la acción y no a la persona.

El enfoque que te recomiendo es hacer un comentario directo sobre tu preocupación, y expresar tu necesidad en modo positivo. Por ejemplo: en vez de decir "Dijiste que lavarías los platos, pero todavía hay un montón en el fregadero. Nunca haces lo que dices que harás", podrías decir "Todavía hay algunos platos sucios en el fregadero. Necesito que los limpies, por favor".

En otras palabras, el antídoto contra las críticas es quejarse sin culpa, que es el objetivo de una puesta en marcha suave. Habla sobre tus sentimientos usando declaraciones en primera persona y expresando una necesidad positiva. Evita usar la palabra "tú" y expresar un juicio negativo, porque hará que tu pareja se sienta atacada. Aquí hay un ejemplo de crítica con un juicio negativo: ¡Vamos, vamos a llegar tarde! ¿Estás siendo lento a propósito?"

Y aquí hay una puesta en marcha amable que no culpa ni crítica, y deja claras tus necesidades:

"Cariño, llegamos tarde. Para mí es muy importante que lleguemos a tiempo".

La próxima vez que necesites abordar un problema y hacer valer tus necesidades, formula un inicio suave o una queja sin culpa, y piensa en estas dos preguntas antes de acercarte a tu pareja:

  • ¿Qué emociones siento?
  • ¿Qué necesito de mi pareja en esta situación?

Debido a que la crítica es el primer patrón antes de la separación, luchar contra su impulso de criticar puede mantener a raya a los otros patrones (actitud defensiva, desprecio y evasión). 

Detrás de cada queja hay un deseo, un anhelo, y para trabajar hacia soluciones constructivas y satisfacción mutua, ambos deben esforzarse por dejar ir los rencores y la amargura. Debes darle a tu compañero/a la oportunidad de intentar "arreglarlo" o hacer un intento de reparación. En lugar de atacar con declaraciones "tú" y poner inmediatamente a tu pareja a la defensiva, debes permitirle hacer algo que pueda marcar una diferencia positiva, y no, no me estoy refiriendo a que dejes que te lea la mente, sino a que le digas cómo te sientes y porque te sientes como te sientes, y que se podría hacer para sanar esa herida.

Dejar claras tus intenciones de una manera respetuosa y asertiva permite que ambos eviten herir innecesariamente los sentimientos del otro. Es imperativo que expreses tus sentimientos, incluso cuando sea difícil y te haga sentir vulnerable. De hecho, la vulnerabilidad brinda una oportunidad para la intimidad y la conexión, y en lugar de vilipendiarse mutuamente, ustedes dos pueden convertirse en un equipo, capaces de calmarse y consolarse mutuamente.

La próxima vez que te sientas frustrado con tu pareja y estés listo para criticarla/o, intenta comenzar con suavidad. Es posible que te sorprendas de la mejora de las respuestas que se obtienen al expresar tus necesidades de manera positiva.

Al trabajar juntos, los dos pueden aprender a aplicar este conocimiento para hacer que las discusiones sobre el conflictos sean más productivas, saludables y con más probabilidades de llegar a una resolución basado en un ganar-ganar.


Tags

crítica, divorcio, maltrato en relaciones, matrimonios tóxicos, patrones antes del divorcio, rechazo, relación tóxica, relaciones amorosas


También te gustaría...

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir toda nuestra información + noticias especiales

>