👊💥 Los 4 PATRONES antes de la SEPARACIÓN: la ACTITUD DEFENSIVA

La actitud defensiva es una forma de culpar a tu pareja para evitar cualquier responsabilidad.

El segundo patrón antes de la separación es la actitud defensiva, que es una especie de autoprotección en forma de indignación justa o victimización inocente en un intento por evitar un ataque percibido, porque como ya hemos visto, lo importante no es lo que pasa sino lo que percibimos que pasa. Muchas personas se ponen a la defensiva cuando las critican, pero el problema es que su efecto percibido es la culpa, por lo que la respuesta psicológica natural es un contraataque, el problema es cuando se realiza una queja, en vez de una crítica, y aún así se actúa a la defensiva, y para eso es muy útil aprender cómo realizar una crítica, y saber cómo recibirla.

Todos hemos estado a la defensiva, y este patrón casi siempre está presente cuando las relaciones se estancan. Cuando nos sentimos acusados injustamente, buscamos excusas para que nuestra pareja retroceda. Pero estar a la defensiva es realmente una forma de culpar a tu pareja. De hecho, estás diciendo: "El problema no soy yo, eres tú".

Queja: "¿Llamaste a tus padres para informarles que no iremos esta noche como prometiste esta mañana?"

Actitud defensiva: “Estaba demasiado ocupado hoy. ¡Sabes lo ocupada que está mi agenda! ¿Por qué no lo hiciste tú?"

La pareja defensiva en este ejemplo no asume la responsabilidad de que ha roto su promesa. En cambio, culpan a su pareja. Como resultado, el problema no se resuelve y el conflicto se intensifica aún más, lo que allana el camino para que otros patrones, como la crítica y el desprecio, entren en la discusión.

Desafortunadamente o afortunadamente, esta estrategia casi nunca tiene éxito, y cuando lo tiene, está provocando más problemas futuros. Nuestras excusas simplemente le dicen a nuestro pareja que no la tomamos en serio, o simplemente la estamos ignorando y restando importancia. Aunque es perfectamente comprensible que tu acompañante de vida se defienda en el ejemplo anterior, este enfoque no tiene el efecto deseado. El cónyuge agresor no retrocederá ni se disculpara ante este tipo de situaciones, y por consiguiente no logran resolver el problema.

¿El antídoto contra la defensiva? Asumir la responsabilidad.

El antídoto para estar a la defensiva es aceptar la responsabilidad de su papel en la situación, aunque solo sea por una parte del conflicto. En las relaciones saludables, las parejas no se ponen a la defensiva cuando discuten un área de conflicto.

Queja: "¿Llamaste a tus padres para informarles que no iremos esta noche como prometiste esta mañana?"

Antídoto: “Vaya, lo olvidé. Debería haberte pedido que lo hicieras esta mañana porque sabía que mi día estaría demasiado ocupado. Déjame llamarlos ahora mismo".

Las parejas que evitan estar a la defensiva, asumen la responsabilidad de su papel en el tema y expresan interés en los sentimientos de su persona favorita. Dicen: "Tienes razón, podría haber sido más consciente de lo exhausto que estabas. Lo que dices tiene sentido, cuéntame más". Habiendo reconocido que tienes algún papel en el problema, estás aceptando la responsabilidad de una parte del mismo. Cuando hagas esto, encontrarás que puedes tener un diálogo real con tu pareja: y así convertiros en un equipo que trabajáis juntos para resolver el problema.

Piensa en los problemas perpetuos en su relación, esos problemas que surgen con frecuencia y que nunca parecen desaparecer. ¿Sientes que la TV está encendida demasiado tiempo por la noche? ¿Sientes que tu pareja está fuera todo el tiempo? ¿Te sientes sobrecargado/a con las tareas del hogar? ¿Sientes que pasas mucho tiempo discutiendo sobre pequeñas cosas?

Imagina que las conversaciones, discusiones y peleas que tienes sobre las áreas de conflicto van de manera diferente, con menos críticas o desprecio y más entendiendo las necesidades de tu pareja, expresando tus necesidades de una manera saludable y asumiendo la responsabilidad de las cosas que salieron mal. Si estas discusiones surgen todo el tiempo, seguramente se beneficiará de manejarlas de una manera más saludable. Piensa en estas dos cosas cuando mencione un problema en particular:

  1. ¿Cuál es tu objetivo?
  2. ¿Cuál es el problema real que subyace al conflicto?

Cuando tengas tiempo, haz una lista de los temas que deseas o necesitas abordar, aquellos que parecen que nunca conseguirán resolverse. Escribe el camino que deseas seguir para la conversación. Utilizando los ejemplos anteriores, intentando reemplazar la actitud defensiva por asumir la responsabilidad la próxima vez que surja el tema. Además, no olvides lo que aprendiste sobre la crítica: quejarse sin culpas y expresar una necesidad positiva. ¡Te sorprenderás gratamente con los resultados!

¿Qué podemos aprender de la actitud defensiva?

El profesor Douglas Stone de la Facultad de Derecho de Harvard, experto en negociación y conversaciones difíciles, responde preguntas para la Revista Rotman de la Universidad de Toronto. El tema es "puntos ciegos de comportamiento".

P: Todos hemos oído hablar de puntos ciegos literales, pero ¿qué es un "punto ciego de comportamiento"?

R: Son cosas que no podemos ver sobre nosotros mismos, pero que otros sí ven. Cuando alguien intenta darnos una retroalimentación en un punto ciego, generalmente lo rechazamos como si supiéramos que es sencillamente incorrecto, no porque estemos irracionalmente a la defensiva, sino porque, para nosotros, en realidad nos parece incorrecto. Nos deja con una sensación de confusión, porque nos preguntamos porque los demás nos dan una retroalimentación tan desviada. ¿Son celosos, mezquinos o ingenuos? A medida que analizamos lo que motivaría a la otra persona a darnos tal retroalimentación, nos movemos más y más lejos de considerar cómo la retroalimentación podría ser útil para nosotros.

P: ¿Qué causa los puntos ciegos?

R: Hay dos causas clave. La primera es que no podemos vernos a nosotros mismos. Pasamos mucho tiempo con nosotros mismos, por lo que, en cierto sentido, sabemos más sobre nosotros mismos de lo que cualquier otra persona podría saber; pero hay cosas sobre nosotros que literalmente no podemos ver, como nuestras expresiones faciales y nuestro lenguaje corporal. Incluso nuestro tono de voz es difícil de juzgar. Entonces, los datos que son más obvios y presentes para los demás son los que nos faltan. Nos comunicamos muchísimo a través de expresiones y tonos, especialmente en lo que respecta a nuestro estado emocional. El más mínimo entrecerrar los ojos puede comunicar, "Lo dudo", mientras decimos, "eso suena bien".

Por ejemplo, John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington que estudia las relaciones, descubrió que poner los ojos en blanco se correlaciona con una mayor tasa de separación. Piénsalo: cuando pone los ojos en blanco, se da cuenta de que está frustrado o disgustado, pero no se da cuenta de que está poniendo los ojos en blanco. Entonces, no se da cuenta de que está comunicando sus emociones a su cónyuge, pero su cónyuge lo está interpretando en cuanto lo ve.

Un segundo tipo de punto ciego es nuestro impacto en los demás, que nuevamente, no podemos ver, porque estos impactos ocurren dentro de la mente y el corazón de la otra persona. Tenemos evidencia indirecta de ello, pero es fácil de malinterpretar. "Seguramente, ella sabía que estaba bromeando", pensamos; o, "No puedo imaginar que lo que dije lo haya molestado; yo no me hubiera molestado en su lugar". A veces tenemos razón, pero a menudo nos equivocamos.

Stone hace algunos puntos excelentes. Cuando nos ponemos a la defensiva en una conversación con nuestra pareja, reaccionamos a sus palabras sin escuchar lo que están diciendo.

La mayoría de las veces, intentamos evitar el ataque percibido dándoles la vuelta. “No es mi culpa que siempre lleguemos tarde; es tu culpa." Bueno, eso ciertamente se intensificó rápidamente.

Recuerda que las señales no verbales se intercambian constantemente en la conversación, a menudo captadas subconscientemente por nuestro cerebro mientras estamos ocupados procesando algo más en la comunicación. Nos demos cuenta o no, son vitales en cualquier interacción. El tono, el lenguaje corporal, la expresión facial y otros signos son reconocibles automáticamente, y no son particulares de ningún grupo cultural o étnico.

Todos podemos interpretar que poner los ojos en blanco es desprecio, y sentir el lenguaje corporal desviado del oyente como un signo de desinterés. Sin embargo, otras señales no verbales no son tan reconocibles. Es posible que ni siquiera te des cuenta de que lo está haciendo.

Es posible que tengamos las mejores intenciones cuando entablamos una conversación, pero incluso la actitud más positiva no puede durar frente ante la interpretación de un agravio constante. Aunque es posible que tengas en mente los mejores intereses para tu pareja, si malinterpretan tu mensaje, es probable que estés permitiendo que entren los demás patrones antes de la separación en tu situación: la crítica puede evocar una respuesta defensiva, seguida de una declaración desdeñosa, que lleva a un retraimiento emocional y finalmente una evasión de todo conflicto por su parte.

Concéntrate en evitar las críticas y el desprecio, y podrás evitar el resto con mucha más facilidad. Practica prestar atención a tus respuestas y a las de tu pareja. Intenta aceptar la responsabilidad y ve los beneficios de sus resultados: tu relación puede comenzar a sentirse más segura, más estable e íntima que nunca si estás dispuesto/a a realizar los cambios necesarios.


Tags

actitud defensiva, desamor, desprecio, divorcio, patrones antes del divorcio, terapeuta de parejas, terapia de parejas


También te gustaría...

​AUTOCONCIENCIA:👁️‍🗨️​La responsabilidad de MIRARSE al espejo ​«​🦀¿De quién es el caparazón?»

​AUTOCONCIENCIA:👁️‍🗨️​La responsabilidad de MIRARSE al espejo ​«​🦀¿De quién es el caparazón?»
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Subscríbete al Boletín Informativo!

*Solo enviamos contenido de alto valor*

(2 veces al mes y no hacemos spam)

>