octubre 26

La invalidación en la relación

0  Comentarios

Estar en pareja no significa dejar de ser tú;

La invalidación

La invalidación es el rechazo, ignorancia consciente, o juicio sobre los sentimientos de alguien,  y al hacerlo se está rechazando la individualidad de la persona, se le está despersonalizando, generando un trauma que con el tiempo daña el cerebro y el sistema nervioso, y también desintegra paulatinamente cualquier vínculo saludable, ya que aniquila cualquier señal de confianza en la otra persona. 

Sanar las secuelas originadas de la invalidación requiere de un trabajo lento y continuo, que requiere un crecimiento en carácter, autoconciencia y amor.

Si te estás preguntando si tus actitudes, sentimientos, pensamientos y acciones son importantes, déjame decirte que sí, sí lo son. 

Es curioso cómo funciona el trauma de una injusticia, porque solo hay algo que ocasiona a la víctima más dolor que la propia injusticia, y es la indiferencia de los testigos que deciden no hacer nada. Con la indiferencia pasa exactamente igual…

Cuando experimentas la invalidación de los demás, se envía un mensaje a tu cerebro de que no eres valioso/a, ni digno de ser protegido/a. Esta falta de seguridad crea una presión bajo la cual terminarás implosionando, explotando, o un poco de ambos.

La sostenibilidad en una relación depende de las bases de la confianza y el compromiso. Las traiciones, como la invalidación, debilitan estas fuerzas y, a veces, los factores estresantes revelarán que la confianza y el compromiso no estaban definidos o incluso estaban ausentes desde el principio. 

La historia de una pareja cualquiera

Marta y José estaban pasando por un bache marital. Marta le confió a José el estrés que tenía en su trabajo, buscando su comprensión y apoyo, pero cuando describía lo mal que lo pasaba, José se sentía molesto por escuchar eso, ya que no lo consideraba importante. 

Cuando teníamos sesiones conjuntas utilizaba frases como, "No veo por qué no supera eso. Ella se lo está provocando a sí misma ".

Marta cada vez que la interrumpía se sentía abofeteada, porque no le daba la importancia ni atención que ella anhelaba encontrar.  Esperaba que su esposo la escuchara y se preocupara, y al ver que eso no ocurría finalmente explotó, atacándolo emocionalmente con rabia reprimida.

José se sintió indignado. "¡No sé por qué estás enojada conmigo! ¡Yo no te estoy atacando de la forma que tú lo haces! "

"Así es siempre", me explicó Marta, "cada vez que espero que se preocupe y me respalde, se pone del lado de la otra persona".

"¡No me pongo del lado de nadie!" resopló su esposo, exasperado. “Soy neutral aquí”, exclamó, cruzando los brazos y dándose la vuelta.

La supuesta neutralidad de José no es neutral en absoluto. En realidad, es una traición a su compañera de vida. Su falta de cuidado y atención a sus preocupaciones, se ha convertido en una herida profunda que disuelve corrosivamente su conexión emocional. A pesar de lo que él piensa, ella recibe el mensaje de que no la escucha, no la respetan y, por lo tanto, no la valora. Esta es una forma de traición, que con el tiempo se aloja en el cerebro límbico. Incluso puede parecer de forma subconsciente una amenaza para su supervivencia. 

¿Quién te hizo eso?

Si una parte de ti se identifica con José ¿me dejarías tirar de un hilo que podría llevarte en una nueva dirección?
Como hice por él, quiero preguntarte ¿quién te hizo eso?

Cuando piensas en tu vida, si te sentiste asustado, con dolor o inseguro, ¿quién te dijo, "tú eres el culpable/responsable?" Cuando te castigaron o maltrataron injustamente, ¿quién dijo que eras el culpable de esa injusticia? ¿Quién dijo "cállate y deja de quejarte?" ¿Quién te humilló por tus lágrimas?

La mezquindad es un intento de disminuir a otro. Todos participamos de diversas maneras a veces con la mezquindad y la invalidación a través de nuestros sistemas familiares cruzando todas las fronteras y todas las generaciones. Es un mecanismo que se perpetúa, hasta que individual y colectivamente optamos por detenerlo.

Para la mayoría de nosotros, la invalidación ocurre antes de que podamos hablar, en forma de paternidad tradicional. En la infancia, la negativa a responder a nuestras necesidades podaba las neuronas espejo de nuestro cerebro, reduciendo nuestra capacidad de empatía. Esto te llevó hacia patrones de comportamiento evitativos; podrías reconocer puntos ciegos y debilidades en tu habilidad para tener compasión, pero cuando practicamos la bondad intencionalmente, debido a la neuroplasticidad innata, podemos cambiar nuestro propio cerebro para aumentar la compasión por nosotros mismos y los demás.

Tres pasos para sanar

Hay 3 pasos que curan el trauma de la traición:

  1. Expiación: significa actuar para corregir los errores del pasado. La expiación no es un gesto de una sola vez, sino un cese continuo de todo comportamiento dañino junto con acciones de adopción que reparan y curan las infracciones. 
  2. Sintonización: Vuélvase hacia aquellos a quienes pudimos haber hecho daño a través de nuestra invalidación. Esto significa escuchar, quizás por primera vez, llegar a conocer y ver realmente sus realidades. En la sintonía más profunda, podemos compartir la historia y la perspectiva de otra persona. Y nos preocuparemos lo suficiente como para acompañarlos en su búsqueda de crecimiento, curación o cambio.
  3. Adjuntar: Haga un compromiso que repita todo lo anterior de forma continua. Unirse es crear un vínculo profundo donde la confianza y el compromiso pueden florecer.

No podemos hacer nada de esto por nuestra mezquindad, con versiones disminuidas de nosotros mismos. Esto requerirá el trabajo lento y continuo de un crecimiento consciente en carácter, autoconciencia y amor.

Hemos aprendido que se necesitan 20 experiencias de sintonía, para curar el cerebro límbico de un episodio de invalidación. Pero debido a la neuroplasticidad, practicar "cosas pequeñas a menudo" crea un cambio duradero.

Marta no podrá confiar en José hasta que demuestre su deseo de escucharla y conectarse con ella de manera constante a largo plazo. En una relación de pareja, las acciones coherentes y genuinas realizadas con frecuencia a lo largo del tiempo son las que darán como resultado los mayores cambios positivos para el futuro.

invalidar_vs_validar

Tags

baja autoestima, indiferencia, inseguridad, invalidación, maltrato en relaciones, rechazo, relaciones amorosas, terapia de parejas


También te gustaría...

El amor de Alicia

El amor de Alicia
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir toda nuestra información + noticias especiales

>