October 12

El mejor autoregalo que te puedes hacer

0  Comentarios

Existe una combinación muy poderosa que tiene el potencial de cambiar radicalmente tu vida, me refiero a la meditación y la autocompasión.

La meditación o atención plena, es prestar atención al momento presente, emocional y físicamente, sin juzgarte a ti mismo, ni a los demás, parece simple, y lo es, si cultivas de forma constante ese foco y te permites liberarte de todo lo demás.

Por otro lado, la autocompasión te permite amarte a ti mismo como amarías a los demás, ayudándote a aliviar tu sufrimiento físico y emocional, sin juicios ni condicionantes. 

Una pareja de pacientes que tengo llamados Carlos y Andrea (son nombres cambiados por anonimato) me comentaron en su primera consulta, que se aman mucho…. Sin embargo ambos trabajaban muchas horas, y en horarios diferentes, lo que ponía a prueba su relación.

Agotada de trabajar todo el día, Andrea quiere desconectar y descansar al llegar a la casa porque se sentía frustrada al no realizar el trabajo por el que estuvo tanto tiempo formándose, y no recibir la validación y atención que espera de parte de su esposo. Carlos, por otro lado, no se sentía importante en la relación y en el trabajo, pero tampoco sabía cómo cambiar la situación, y había terminado contentándose con su situación, diciéndose a si mismo que había personas que estaban mucho peor. 

El resultado a todo esto, es que Andrea se sentía frustrada y enojada por la presunta falta de apoyo de su esposo. Cada vez que intentaba hablar sobre su necesidad de sentirse más querida y apreciada, Carlos se ausenta, incapaz de expresar sus sentimientos, o respondía un simple “sino te apreciara no estaría contigo”.

Desde el punto de vista de Carlos, su compañera no se daba cuenta, ni apreciaba lo que hacía por la relación. En lugar de discutirlo, todo lo que Carlos hacía era refugiarse en las convivencias que mantenía con sus amigos, mientras reafirmaba en su mente la solución básica a todos sus problemas matrimoniales… Que Andrea reconociese lo que él hacía bien, y que ella se dejase de enfocar en lo malo para que pudiesen seguir adelante.

Tanto uno como otro tiene sentimientos e inquietudes válidos, pues nunca nadie es poseedor de toda la razón. Sin embargo, estaban tan atrapados en sus propias historias que ya no podían ver la perspectiva del otro. Por lo tanto eran incapaces dar un paso atrás y tener compasión y comprensión el uno por el otro. Sentirse criticado puede llevar a desarrollar una actitud defensiva, desprecio, la técnica del cerrojo y, en última instancia, a la muerte de la relación.

¿Qué pueden hacer si se encuentra en una situación similar a la de Andrea y Carlos?
Todo se reduce a practicar un poco de C&M en tu relación. Exploremos tres pasos que pueden seguir para cultivar la compasión y la atención plena.

Paso 1: Tome un descanso y "relájese"
Tomarte un tiempo para calmarte es el primer paso para encarrilar tu relación. Algunas formas efectivas para calmarte pueden ser la meditación y la respiración profunda.

La respiración profunda estimula indirectamente el nervio vago, el nervio que se origina en el tronco del encéfalo y recorre todo el camino hacia el corazón, los pulmones y los órganos internos. Estimular el nervio vago libera la oxitocina en tu sistema, mientras que simultáneamente inhibe la hormona del estrés, el cortisol. También activa tu sistema nervioso parasimpático, el encargado de calmarte.

Sin embargo, si sus emociones te abruman por completo, hagan algo más físico como caminar o correr, lo que sea que haga trabajar a tu cuerpo en una alta intensidad.


Paso 2: Etiqueta tus emociones
Una vez que estés tranquilo/a, tomate unos minutos para tomar conciencia e identificar las emociones que estás sintiendo. Tome nota de dónde los siente físicamente en tu cuerpo. Si lo deseas, puedes tomar papel y lápiz y anotarlos. Etiquetar todas y cada una de tus emociones y anotar su ubicación te permitirá reconocer lo que estás sintiendo, facilitando su aceptación. Reconocer tus emociones mientras estás en un estado de calma, le dará a las emociones difíciles el espacio para cambiar y transformarse.


Paso 3: Cultiva la compasión por ti mismo y por los demás

No puedes amar a otro, si primero no te amas a ti mismo

Además, los estudios indican que los individuos autocompasivos muestran un comportamiento de relación más positivo que aquellos que carecen de autocompasión. Los beneficios de la autocompasión no terminan ahí, ya que también facilita los sentimientos de conexión con los demás en tiempos dificultad.

¿Cómo puedes cultivar la compasión por ti mismo y por los demás?
Empieza por imaginar lo que le dirías a tu mejor amigo después de que haya sido herido o rechazado. ¿Qué le dirías? ¿Cómo lo tratarías? Lo más probable es que seas amable, comprensivo y comprensivo, pues haz lo mismo, pero contigo mismo. 

Empiece a aplicar esta mentalidad y lenguaje sin importar lo incómodo que te sientas. Toma conciencia de tu diálogo interior. Si no le diría las mismas declaraciones a alguien a quien quieres profundamente, ¡no te las diga a sí mismo!

Y si no te sale “fake it until you make it” como dicen los gringos, porque si te mantienes constante, al final tu cuerpo lo terminara asimilando y será parte integral de tu nueva forma de interactuar con el mundo.

¿Qué opinas? ¿Qué te pareció este artículo? Te leo y escucho por las diferentes redes sociales que tengo a tu disposición para que puedas contactarme.



Tags

autocompasión, compasión, meditación, relaciones amorosas


También te gustaría...

El termostato del amor

El termostato del amor

Leave a Reply

Your email address will not be published.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir toda nuestra información + noticias especiales